Accor planta cara a Airbnb con Onefinestay

Accor planta cara a Airbnb con Onefinestay

Uno de los apartamentos de Onefinestay en Brooklyn (Nueva York)
Uno de los apartamentos de Onefinestay en Brooklyn (Nueva York)

La cadena hotelera Accor acaba de acordar la compra de Onefinestay, una compañía de alquiler de viviendas turísticas, por 148 millones de euros. Además, invertirá otros 64 millones más para ampliar el servicio a nivel internacional. Su objetivo es enfrentarse a la competencia de Airbnb y de las agencias de reservas online, que exigen una parte de los ingresos a cambio de los anuncios en sus sitios.

Con esta operación –Onefinestay sólo ofrece pisos de lujo-, el máximo responsable ejecutivo de Accor, Sebastien Bazin, va a poder continuar orientando a la compañía hacia el sector ‘cinco estrellas’. Hay que recordar que  Accor también se hizo en diciembre pasado con las cadenas Fairmonty Raffles, por las que pagó 2.900 millones de dólares.

Opción de economía colaborativa

El actual acuerdo no llega obviamente a ese nivel. Onefinestay es una compañía de tan sólo 2.600 propiedades (frente a las 511.000 habitaciones que agrupa Accor) y el precio de compra apenas equivale al 4% de las ventas totales de la cadena hotelera.

Sin embargo, lo que Bazin está comprando es una nueva opción en la economía de consumo colaborativo. En lugar de sumar otro grupo hotelero y depender de las economías de escala y la reducción de costes, lo que intenta es enfrentarse a Airbnb en su propio terreno de ocio sofisticado. Y para los analistas del sector, parece ser una jugada inteligente.

Naturalmente existen riesgos, como garantizar que esas propiedades de lujo se mantengan conforme los estándares más altos que esperan sus adinerados huéspedes. Pero desde Accor insisten en que Onefinestay elige cuidadosamente sus propiedades, aceptando sólo una de cada 25 que le ofrecen.

Estrategia en el mercado vacacional

Onefinestay es una startup con sede en Londres dedicada al alquiler de viviendas de lujo en Europa y Estados Unidos. El grupo francés se hará con todas las acciones de esta empresa, nacida hace seis años, una de las principales rivales de Airbnb en el mercado del alquiler vacacional.

En la actualidad, Onefinestay cuenta ya con 2.600 propiedades repartidas entre Londres, París, Roma, Nueva York y Los Ángeles, y emplea a 600 trabajadores. Tras la compra, la startup se mantendrá como una unidad de negocio independiente de Accor y será gestionada por su actual consejero delegado, Greg Marsh.

En junio de 2015, Onefinestay logró una inyección de 40 millones de dólares (35 millones de euros) de firmas de capital riesgo, en una ronda de inversión que incluyó a Hyatt Hotels y en la que obtuvo un total de 80 millones de dólares (70 millones de euros).

La adquisición actual forma parte de la estrategia de Accor de posicionarse en el mercado del alquiler vacacional y competir así con plataformas como Airbnb o HomeAway. De hecho, Bazin ha llegado a admitir que se equivocó al dejar pasar la oportunidad de invertir en la primera. Para enmendar este error, a mediados de febrero, el grupo hotelero anunció la compra del 49% de la startup francesa Squarebreak y un 30% de la americana Oasis Collections, con negocios similares a Airbnb.

Fuente: 02B

 

BlaBlaCar adquiere Jizdomat y se expande en Europa del Este

blablacar-jizdomat

Con la adquisición, la startup empieza a operar también en República Checa y Eslovaquia, estando presente ya en 22 países.

La empresa de ridesharing BlaBlaCar ha anunciado una nueva compra. La startup gala se ha hecho con la empresa checa para compartir coche y trayectos Jizdomat por una cantidad no revelada.

Se trata de la séptima adquisición de BlaBlaCar a nivel mundial y la sexta en Europa. La operación de compra persigue fines de expansión. Con la compra, BlaBlaCar absorbe en negocio de Jizdomat y pasa a dar servicio con su marca a los usuarios de República Checa y Eslovaquia.

Además, la compañía francesa, que ya cuenta con 25 millones de usuarios en todo el mundo y 2,5 millones en España, va a abrir una nueva oficina en Praga, suponiendo su decimoquinta sede.

“BlaBlaCar cuenta con un amplio y exitoso historial de adquisición, y es pionera en la mejora de la comodidad, la seguridad y la confianza gracias a su plataforma. Con esta combinación, estamos seguros de que el crecimiento será más que significativo tanto en República Checa como en Eslovaquia”, señala Pavel Prouza, cofundador de Jizdomat y recién nombrado Country Manager de BlaBlaCar para los dos países de la antigua Checoslovaquia.

Por su parte el CEO de la empresa, Nicolas Brusson, ha comentado que “estamos encantados con este lanzamiento porque supone continuar eliminando límites para compartir coche en Europa. Construiremos sobre el excelente trabajo de Jizdomat para hacer crecer la comunidad y lograr que el coche compartido sea un modelo aún más habitual a la hora de viajar”.

Tan solo hace un mes y medio que se anunció la llegada de BlaBlaCar a Brasil. Con el aterrizaje en la República Checa y Eslovaquia la startup ya operaría en 22 territorios distintos.